¿Qué es un mangaka? Todo lo que debes saber

Monkey Punch en un día de trabajo, mangaka de Lupin III
Monkey Punch, el mangaka de Lupin III, en un día de trabajo.

El anime y manga son motores de la cultura japonesa, siendo una de sus industrias más boyantes y toda una carta de presentación al mundo.

Justo en la base de la pirámide alimenticia de este millonario negocio encontramos a aquellas personas, mitad otakus, mitad genios, que lo han hecho posible a base de historias y trazos: los mangakas.

Si llevas un tiempo viendo animes o leyendo mangas ya sabrás qué es un mangaka, pero si no, vamos a contarte todo lo que esta profesión involucra. Desde su origen, qué es lo que hacen, cómo trabajan y cómo llegar a ser uno. ¡Vamos allá!

¿Qué significa la palabra mangaka?

Escrita como “漫画家”, la palabra mangaka se traduce a nuestro idioma como “artista de cómic” o “creador de cómics”. Como habrás deducido, es el término japonés para referirse al autor de una historieta, cómic o manga. Del mismo modo, fuera de Japón la palabra mangaka se usa para referirse al creador y dibujante de un manga. Pero, ¿cuál es la traducción exacta de mangaka? La palabra como tal, se compone del prefijo “manga” que se traduce como “comic” y el sufijo “-ka” añadido al final, el cual se traduce como “creador de”.

El origen de los mangakas

Como es obvio, el origen de los mangakas va de la mano con el origen de los mangas. Por eso mismo, esta profesión surge como tal a comienzos del siglo XIX en Japón, popularizándose especialmente tras la Segunda Guerra Mundial.

A fin de cuentas, en Japón, los mangas están considerados como una combinación del arte gráfico patrio y de la historieta occidental, dos tradiciones muy diferentes que empezaron a generar industria a mitades del pasado siglo.

Siendo un poco más precisos, los primeros mangas y mangakas reconocidos como tal surgieron sobre 1920 con la aparición de los Kodomo mangas, los cuales estaban dirigidos a un público infantil.

Pero, ¿y el manga moderno tal y como lo conocemos hoy en día? Pues bien, ese origen lo marcamos en 1947, año en el cual surgió la revista Manga Shōnen.

Una revista exclusiva de mangas y en la cual se publicó Astroboy, uno de los mangas más exitosos del mundo y que serviría para poner de moda el término mangaka, gracias en parte a que Osamu Tezuka, creador de Astroboy, sería conocido en Japón como “el dios del manga”, como ya comentamos en el artículo de qué es el manga.

¿Qué hacen los mangakas? ¿Cuáles son sus tareas?

Además de idear y confeccionar la historia principal del manga, los mangakas se encargan de la elaboración completa del manga, de principio a fin (con todo lo que ello conlleva: trama, ilustración, diálogos, detalles…).

Eso sí, aquí hay «truco», ya que muchos mangakas basan sus historias en ideas o guiones ya existentes. Por ejemplo, el mangaka de One Punch-Man es Yusuke Murata, pero la historia es de One, siendo este último un mangaka también.

Del mismo modo, aunque es habitual encontrar a mangakas que trabajan completamente solos, aquellos que alcanzan una mayor cota de éxito suelen contar con ayudantes (normalmente entre uno y seis en función de la envergadura del proyecto) que se encargan de aquellas tareas más repetitivas o mecánicas como coloración, fondos, relleno, sombreado, etc.

Aun así, debido a los apretados plazos de entrega y a lo meticuloso de su labor, el trabajo de mangaka es intenso y exigente. Tanto es así que el propio Eiichiro Oda, creador de One Piece, afirma que «solo duerme 3 horas por la noche» y que vive separado de su familia debido en parte a la gran carga de trabajo.

En este vídeo nos podemos hacer una idea más clara de cómo es el día a día de un mangaka (puedes activar los subtítulos en español):

¿Qué papel juegan los asistentes de los mangakas?

Como hemos señalado, crear un manga semanal o mensual ya no suele ser una labor única del mangaka y para cumplir con la fecha de entrega estos emplean la ayuda de asistentes. Pero, ¿qué es lo que hacen los asistentes? Pues bien eso depende enteramente del mangaka, ya que es él quien dirigirá el trabajo de sus asistentes, relegándolos a tareas de lo más variadas.

Así, generalmente, el trabajo de los asistentes suele seguir tres patrones principales:

  • Hay mangakas que se encargan solo de hacer los dibujos básicos del manga, como los dibujos de personajes y viñetas, mientras que dejan a los asistentes completar el trabajo restante (añadir los textos, los fondos o las sombras).
  • Por otro lado, hay mangakas que delegan en sus asistentes una labor específica. Por ejemplo, encargarse de dibujar aquellos elementos en los que el mangaka no tiene experiencia (por ejemplo naves espaciales, animales, armas de fuego, paisajes…).
  • Finalmente, el mangaka puede dar instrucciones detalladas para pulir y mejorar una parte de su trabajo, como pueden ser la ropa o las expresiones faciales de los personajes.

Por supuesto, un asistente o ayudante nunca intervendrá directamente con la historia de un manga ni en la trama de un capítulo en específico.

Te dejamos otro vídeo en completo español en el que también se habla del trabajo de estos asistentes en el proceso de creación de un manga:

¿Es el editor un asistente más del mangaka?

A pesar de ser un colaborador determinante, es incorrecto incluir al editor como un asistente más del mangaka. La labor de un editor es totalmente diferente y por ello no se encuentran bajo las ordenes del mangaka. Todo lo contrario, incluso llega a ser considerado el jefe del mangaka y supervisor de todo el proyecto.

El editor tiene la libertad de ofrecer consejos y mejoras en el arte del mangaka, su historia o su continuidad. Todo esto con la finalidad de que el producto final cumpla con los estándares de la editorial.

En el mundo del manga es común que un porcentaje del éxito de una obra se le atribuya al editor a cargo. Por ello muchos fans se preocupan cuando, en un momento dado, un manga cambia de editor.

¿Cuáles son los mangakas más famosos?

La historia del manga da para mucho y es difícil distinguir a aquellos mangakas que han marcado verdaderos hitos. Por eso mismo, hemos preparado una pequeña selección de los mangakas más exitosos de las últimas décadas, quienes, independientemente de su estilo, han alcanzado el reconocimiento unánime ya no solo en Japón sino en el mundo entero.

Masashi Kishimoto (1974)

Kishimoto es un muy buen ejemplo de que para abrirse camino entre los grandes lo fundamental es una única buena historia. Si bien es cierto que dio luz a «one-Shots» como Karakuri, se hizo mundialmente famoso gracias a Naruto. Una obra escrita y dibujada originalmente por él y que más tarde ganaría una fama que llegaría a rivalizar con la de Akira Toriyama y Dragon Ball.

Akira Toriyama (1955)

No importa si eres o no un fan acérrimo del anime y manga, ya que el nombre de este mangaka es mundialmente reconocido. Toriyama es el creador de Dr. Slump y Dragon Ball y es considerado como uno de los artistas que cambió la historia del manga, en parte gracias a la rápida expansión internacional durante los años ochenta y noventa de Goku y sus amigos.

Por si fuera poco, también es un reconocido diseñador de personajes, habiendo participado en videojuegos como Dragon Quest, entre muchos otros.

Eiichiro Oda (1975)

Considerado por mucho como el sucesor de Akira Toriyama, Oda es el responsable de One Piece, el manga más vendido de todos los tiempos, el cual se publica desde 1997 y ya ha superado los 1000 capítulos.

Como curiosidad, se calcula que su fortuna supera los 200 millones de dólares.

Gosho Aoyama (1963)

Quizás su nombre no te suene tanto como los anteriores pero es el creador de exitosos mangas como Detective Conan o Yaiba, ambos con grandísimo éxito durante los años noventa.

¿Qué hay que hacer para ser mangaka?

Siendo francos, el camino para ser mangaka no es para nada un camino de rosas ya que para conseguir el éxito solo se necesita una cosa: trabajo duro.

Y ojo, porque hablamos de trabajo duro «a la japonesa». En un país en el que un aprendiz de cocinero que quiera aprender a preparar sushi necesita varios años para, siquiera, acercarse al pescado, la cultura del trabajo es algo que está a otro nivel.

Por supuesto necesitas tener un talento para el dibujo de otro planeta, habiendo dibujado antes millones de páginas para poder abrirte camino. Si consigues que alguien se fije en ti y te dé una oportunidad como asistente o en una editorial pequeña tendrás que hacer frente a plazos de entrega que requerirán de setenta u ochenta horas de trabajo a la semana.

Y eso por no hablar de que los sueldos tampoco son una maravilla.

Generalmente, los aspirantes a mangaka siguen dos caminos para su formación:

  • Estudiar durante algunos años en escuelas de arte para mejorar sus habilidades y poder adquirir un estilo propio.
  • Aprender de otros mangakas trabajando gratis o por muy poco dinero como asistentes.

Así, es bastante común que un aspirante a mangaka se decante por la segunda opción ya que trabajar bajo la tutela de un mangaka experimentado puede ser algo altamente enriquecedor para un aspirante al éxito.

Y aunque para nada es fácil que un mangaka profesional acepte a un ayudante sin experiencia, en caso de que consiga el puesto, este último podrá aprender técnicas y estilos que podrá poner en práctica en sus propios proyectos.

En el siguiente vídeo podemos ver unos valiosos consejos para llegar a ser un mangaka profesional:

¿Se puede ser mangaka sin ser japonés?

Aunque podamos pensar que «ser un mangaka» es algo que se limita a Japón, lo cierto es que dada la creciente popularidad del manga el fenómeno lleva ya unos cuantos años asentado en occidente con mangas patrios de relativo éxito.

Vamos, que no necesitas saber japonés para convertirte en mangaka ya que puedes publicar tus propios mangas en tu país de origen. Igualmente, gracias al poder de Internet, hoy en día cualquiera puede compartir su obra desde cualquier lugar del planeta.

Otra cosa es que quieras trabajar en Japón, en ese caso, la cosa cambia. Ten en cuenta que, mientras que es relativamente posible que algunos dibujantes de cómics hispanos acaben siendo fichados para que dibujen en Marvel o DC Comics, no es tan fácil que suceda lo mismo con editoriales de Japón. Por lo que si quieres publicar mangas en Japón, el japonés y residir ahí será requisitos (casi) imprescindibles.

Algunos mangas/animes que muestran la realidad de un mangaka

Existen algunos mangas que abordan la vida diaria de estos profesionales japoneses de la historieta, reflejando fielmente el enorme camino a recorrer tan solo para ser publicado en una revista. Algunos ejemplos destacados son:

  • Bakuman de Tsugumi Ōba y Takeshi Obata
  • Mangaka-san to Assistant-san to de Hiroyuki
  • Opus de Satoshi Kon
  • I am a Hero de Kengo Hanazawa
  • Gekkan Shoujo Nozaki-kun de Izumi Tsubak
  • Manga Dogs de Ema Toyama

Si quieres saber más sobre el manga, puedes visitar nuestro artículo sobre el origen y la historia del manga. Y si lo que quieres es leer manga, echa un vistazo a nuestro recopilatorio de mejores páginas para leer manga online.

Artículos recomendados
Últimos cosplays